Una entrevista con Emile Hirsch sobre MIDNIGHT IN THE SWITCHGRASS

Por Eric Ortiz García (@EricOrtizG)

“La actuación más significante de un joven americano en generaciones”, así describió Sean Penn el trabajo de Emile Hirsch en la épica Camino salvaje (Into the Wild, 2007). Hirsch se transformó físicamente para llevar a la pantalla la aventura liberadora y mortal de Chris McCandless, quien llegó hasta Alaska buscando alejarse de las convenciones sociales. A los 22 años, Hirsch consiguió su rol distintivo que se mantiene como el más reconocido de su extensa filmografía.

Hirsch se encuentra, 14 años después, promocionando Midnight in the Switchgrass (2021), un thriller de crímenes filmado durante la época de COVID-19. Aquí su papel es totalmente serio: Byron, un agente de policía que carga el peso de varios casos no resueltos de mujeres brutalmente asesinadas. El actor americano recordó, en entrevista con Cinema Inferno, que anteriormente había “lidiado con personajes con una mentalidad similar, donde hay mucha profundidad y tristeza. He interpretado a otros policías, también a un Navy SEAL en El sobreviviente (Lone Survivor, 2013)”, sobre una misión comprometida que deja a cuatro SEALs luchando por su vida contra un numeroso grupo talibán.

Al inicio de Midnight in the Switchgrass Byron recibe más malas noticias: se descubrió el cadáver de una prostituta, el séptimo caso similar en dos años, y otra chica desapareció en un motel cerca de una parada de camiones. Todo esto sucede en el Panhandle de Florida. Hirsch conoce bien las historias de crimen situadas al sur de Estados Unidos, basta recordar su participación en Killer Joe, asesino por encargo (Killer Joe, 2011), un pirado y sucio pulp noir tejano de humor negrísimo.

Al respecto, Hirsch comentó: “no sé exactamente qué tienen estos lugares. Creo que, de alguna manera, es su naturaleza rural. Sus historias alejadas de la ciudad y sus espacios más abiertos. Es un área ligada a las tradiciones. En el caso de Midnight in the Switchgrass, mi personaje es un hombre muy religioso. Él y su esposa (Jackie Cruz) son muy creyentes. La clave para mí fue nunca olvidar la idea de que su espiritualidad lo impulsa por una causa justa, pero también resaltar su lucha interna. Similar al personaje de Tommy Lee Jones en Sin lugar para los débiles (No Country for Old Men, 2007): ese último monólogo en el que le da significado a su existencia y se pone muy filosófico sobre la naturaleza del bien, del mal y del crimen. Quería ver a mi personaje batallar con su propia espiritualidad: las cosas atroces, terribles y tristes que ve pueden deteriorar su fé en Dios. Es cuando su esposa lo trae de vuelta, lo empuja, lo vuelve a inspirar en su trabajo”.

El personaje de Hirsch eventualmente une esfuerzos con Rebecca (Megan Fox), integrante del FBI y parte de una operación encubierta en el mundo de la prostitución y la trata de mujeres. A pesar de no contar con el apoyo total de sus respectivos superiores, Byron y Rebecca son la única esperanza para detener a un asesino serial que en apariencia es sólo un padre de familia (Lukas Haas). En el reparto de Midnight in the Switchgrass también se encuentra el mismísimo Bruce Willis, como el compañero de Rebecca que abandona la peligrosa operación.

“Tenía 19 años cuando conocí a Bruce Willis, estaba trabajando en Sospechas mortales (Alpha Dog, 2006)”, recordó Hirsch. La película inspirada por un caso real sigue el pleito por dinero entre un dealer californiano (Hirsch) y uno de sus secuaces, un ex preso drogadicto y neonazi (Ben Foster). Todo se sale de control cuando el dealer y dos de sus amigos (uno de ellos interpretado por Justin Timberlake) se topan de la nada con el hermano del neonazi, un chico inocente de sólo 15 años (el fallecido Anton Yelchin); lo que sigue es un secuestro no planeado y una verdadera tragedia. En esa película dirigida por Nick Cassavetes, Willis interpreta a un temido criminal, padre del joven traficante.

Hirsch rememoró que la “primera vez que trabajé con Bruce Willis, fuimos por unos tragos, básicamente terminé diciéndole que era su fan durante buena parte de la noche, fue casi vergonzoso. Me encanta trabajar con estos actores legendarios. He aprendido mucho de Bruce, también de Mel Gibson (compartió pantalla con él en La fuerza de la naturaleza). Con estas estrellas de cine fundamentales no te das cuenta de cuántas de sus películas has visto, hasta que realmente revisas sus currículos y descubres que has visto unas 20 de sus películas. Bruce y Mel han hecho muchos clásicos”.

Algo similar me sucedió al revisar la filmografía de Hirsch para preparar esta entrevista, sin duda cuenta con un gran número de títulos valiosos. Antes de Camino salvaje, Hirsch destacó en películas como la ya mencionada Sospechas mortales, la divertida La chica de al lado (The Girl Next Door, 2004) –una suerte de antecesora espiritual de Supercool (Superbad, 2007), con un adolescente impopular que se enamora de su bella vecina (Elisha Cuthbert) cuyo pasado está conectado con la industria pornográfica–, y Los amos de Dogtown (Lords of Dogtown, 2005), un energético retrato de la salvaje juventud californiana que en los setenta fue vital para la evolución del skateboarding, gracias a la influencia del surf y patinar en piscinas vacías.

Es especialmente valioso ver estas producciones hoy porque son los primeros pasos de otras estrellas además de Hirsch, quien durante la entrevista alabó a sus contemporáneos: “Paul Dano y yo trabajamos juntos en tres películas: The Emperor’s Club (2002), La chica de al lado y Bienvenido a Woodstock (Taking Woodstock, 2009), aunque en esta última no compartimos pantalla. Me encanta el trabajo que ha hecho, esa película sobre Brian Wilson (Amor y compasión); en esa misma película también me encanta John Cusack, con quien pude trabajar en Never Grow Old (2019). Jesse Eisenberg también salió en The Emperor’s Club, todos teníamos 16 o 17, luego hizo Red social (The Social Network, 2010) y otras grandes interpretaciones. Juno (Temple) estuvo asombrosa en Killer Joe, asesino por encargo, ahora es grandioso verla haciendo todo tipo de cosas. Es simplemente increíble”.

El carismático Hirsch no se ha quedado atrás. Después de Camino salvaje llegaron protagónicos en filmes como la infravalorada Meteoro, la película (Speed Racer, 2008), o Prince Avalanche (2013), una muy graciosa y significativa oda a la amistad. También colaboraciones con grandes como William Friedkin (Killer Joe, asesino por encargo), Gus Van Sant (Milk, un hombre, una revolución, una esperanza), Oliver Stone (Salvajes) y Quentin Tarantino (Había una vez… en Hollywood).

Ante los límites temporales de nuestra entrevista, decidí preguntarle a Hirsch en específico sobre su experiencia bajo la dirección de Friedkin y Tarantino, quienes en palabras del actor “están a la par en su habilidad para expresarse”.

En Killer Joe, asesino por encargo el personaje de Hirsch es parte de una familia bastante disfuncional: la hija adolescente (Juno Temple) termina en manos de un detective y matón (Matthew McConaughey) como anticipo porque el altanero pero nada brillante hijo (Hirsch), y el usualmente distraído padre (Thomas Haden Church), no tienen el dinero para pagar por adelantado el asesinato de la madre. “Friedkin es impredecible y explosivo, te diviertes con él porque nunca sabes lo que hará. En ocasiones filmaba toda mi parte en una sola toma, es muy seguro de sí mismo y no necesita protección. No sé si he trabajado con otro director tan carismático como Friedkin”, se preguntó Hirsch.

Hirsch se convirtió en Jay Sebring, estilista y ex de Sharon Tate (Margot Robbie), en Había una vez… en Hollywood (Once Upon a Time… in Hollywood, 2019). Entre sus momentos más memorables están su baile en la mansión Playboy a ritmo de “Son of a Lovin’ Man”, sus interacciones con Charles Manson (Damon Herriman) y, al final, Rick Dalton (Leonardo DiCaprio). De acuerdo con Hirsch, “Tarantino emana alegría de vivir. Probablemente hay muchas personas tan inteligentes como Quentin en el mundo, pero no todas tienen la misma pasión, eso es lo que lo separa. Es como un niño, genuinamente ama contar historias, las películas o escribir una novela. Es un narrador natural y talentoso. En Había una vez… en Hollywood tuve 18 o 19 días de filmación, distribuidos en unos cinco meses. Fue un privilegio poder pasar todo ese tiempo alrededor de Tarantino”.

Al regresar a algunos de sus papeles más memorables, Hirsch no evitó sentirse sorprendido por su propio recorrido: “llevo actuando profesionalmente 26 años ininterrumpidos. Es gracioso que a veces se me olvide esto, pero luego pienso: ‘wow, literalmente llevo 26 años, Dios mío’. Es de locos”.

Midnight in the Switchgrass se puede ver en cines de Estados Unidos y VOD. También está disponible en Blu-ray y DVD.

Fantastic Fest 2018: Jim Hosking charla sobre AN EVENING WITH BEVERLY LUFF LINN

Por Eric Ortiz García (@EricOrtizG)

An Evening with Beverly Luff Linn (2018) –cinta de la que ya les platicamos en nuestra crítica– tuvo su premiere texana bajo el marco de Fantastic Fest, donde el director británico Jim Hosking (The Greasy Strangler) nos dio una entrevista sobre temas como su colaboración con el neozelandés Jemaine Clement, las comparaciones con Wes Anderson y Jared Hess que suele recibir, y los elementos emocionales y misteriosos de su segunda película. 

Cinema Inferno: Parece que en este mundo, y también en tu película anterior [The Greasy Strangler], no hay espacio para personajes que no sean al menos un poco extravagantes…

Jim Hosking: Sí, hay algo de verdad en eso. Siento que no tiene sentido tener un personaje que de alguna manera se pueda olvidar, por eso he hecho eso, sólo intento que sean lo más memorable y distintivo posible. No tienes muchas oportunidades de hacer largometrajes, así que pienso, ¿por qué diablos harías algo que es totalmente normal? [risas].

Creo que mi actor favorito de la película es Jemaine Clement, así que, ¿cómo fue trabajar con él y si ya eras fan de su trabajo, especialmente de sus colaboraciones con Taika Waititi?

Con Jemaine, no soy uno de los devotos de Flight of the Conchords. Es más que lo he visto en varias cosas diferentes y siempre me había interesado, supongo, su aspecto, pero también su talento, y sentir que tal vez podía llevarlo en una dirección diferente. Me interesaba que interpretara un personaje más vulnerable.

Él no deja de pensar, definitivamente había momentos en los que estábamos peleando sobre cómo abordar incluso una línea. Hay una escena en la que Shane (Emile Hirsch) está de vuelta en casa con Carl (Sky Elobar) y Tyrone (Zach Cherry), y luego Colin (Clement) se acerca a la casa y aparece Lulu (Aubrey Plaza); tuve una conversación masiva que siguió y siguió con Jemaine sobre cuándo el personaje de Aubrey debía subir los escalones [risas].

Fue divertido, ¿sabes? Piensa mucho sobre la lógica y esas cosas, pero eso también es brillante. Es muy inteligente, muy inventivo y esto realmente lo ves cuando miras los dailies y cuando empiezas a editar. Tuvimos un horario muy apretado y por eso tienes que confiar en tu instinto, y definitivamente con Jemaine, viendo los dailies fue como, “wow, hombre, realmente la rompió”.

En The Greasy Strangler (2016), el público supo desde el principio quién era el asesino titular, pero aquí es mucho más enigmático con el personaje de Craig Robinson. ¿Cómo fue trabajar con el elemento de misterio?

Para nosotros fue hilarante, esa es realmente la palabra, nos reíamos tanto por tener un personaje que no dice nada y sólo hace este ruido mientras todos dicen que es el hombre más brillante que han conocido. Lo encontramos muy divertido, fue fantástico.

Trabajar con Craig, él es tan capaz, tan confiable y tan sólido como actor, e incluso como un actor dramático. Fue fascinante tener este personaje y estas facetas diferentes, pero sí, el aspecto misterioso es toda la película en realidad. Se trata de identidad y misterio, pero también es graciosa.

Desde que salió tu primera película, hubo algunas comparaciones con comedias independientes quirky y directores como Jared Hess y Wes Anderson. Esta vez siento que hay algo de Wes Anderson en An Evening with Beverly Luff Linn, particularmente en el enfrentamiento en el hotel, el timing peculiar de la pelea me recordó a El gran Hotel Budapest (The Grand Budapest Hotel, 2014). 

No he visto El gran Hotel Budapest, tal vez esté conectado con Wes Anderson.

Tú no eres estadounidense, pero honestamente, para mí eso se siente como una actitud americana, ser agrupado con esos directores. No son mis influencias y probablemente veo mucho más cine del resto del mundo. Creo que en realidad es más una reflexión sobre el hecho de que no hay muchos cineastas que parecen preocuparse por cómo lucen sus personajes. Estás eligiendo a otros dos directores que crean mundos bastante específicos.

Wes Anderson se siente como un mundo controlado, ¿sabes? La forma en cómo se mueve la cámara y en la que los personajes hablan, y cómo todo está increíblemente controlado. No siento que yo trabaje así, en lo absoluto. Siento que hay mucho más espacio, hay mucha más humanidad, y siento que tiene más emoción y vida.

La pelea que mencionas, fue bastante sencilla la forma en cómo se filmó, si hubiese tenido un presupuesto mayor y más tiempo, habría pasado 12 horas filmando esa escena y habría lucido muy, muy diferente. Estarías hablando de Toro salvaje (Raging Bull, 1980) [risas]. 

En The Greasy Strangler había un elemento romántico, pero al final el personaje femenino se convirtió en parte del lado absurdo y de la violencia de la película. Esta vez, el aspecto romántico es dulce y, diría, más maduro en el sentido de que creas un personaje [Colin] que cuida a Lulu y ella valora eso. ¿Qué piensas sobre esto? 

Sí, creo que eso es cierto. Son películas muy, muy diferentes. Ambas me satisfacen de diferentes maneras. Me parece realmente gracioso que The Greasy Strangler exista y que de alguna manera se me permitiera realizarla, realmente disfruto eso de cierta manera.

Pero con An Evening with Beverly Luff Linn, siento que fue una película mucho más difícil de hacer; el desafío de la película era intentar combinar exitosamente la naturaleza peculiar del mundo y los personajes con el corazón y la emoción. Eso es lo que encontré más satisfactorio, lo que realmente me dejó esta película es que me sentí muy conmovido cuando rodamos ciertas escenas. Fue por mucho la experiencia más satisfactoria de todo lo que he hecho.

Creo que es lo más sorprendente de esta película, que espero que conecte emocionalmente con la gente, de una manera que los sorprenda.

Fantastic Fest 2018: AN EVENING WITH BEVERLY LUFF LINN, un paso adelante para Jim Hosking

Por Eric Ortiz García (@EricOrtizG)

Tras su ópera prima The Greasy Strangler (2016), una suerte de mezcla entre ese cine americano indie de comedia/romance quirky y el cine de explotación/serie B, el director de origen británico Jim Hosking está de regreso con An Evening with Beverly Luff Linn (2018), alejándose del terror pero manteniendo un sentir general de total extravagancia y añadiendo un halo de misterio a la trama.

En el mundo de Hosking parece que sólo caben personajes que pueden ser considerados como estrafalarios y en el escenario inicial tenemos a un intencionalmente sobreactuado Emile Hirsch como Shane, el temperamental gerente de una cafetería que prefiere despedir a su propia esposa, Lulu (Aubrey Plaza), que a uno de sus otros cajeros, entre ellos el personaje de Sky Elobar, cara conocida al ser el actor que interpretó al hijo del estrangulador grasoso. Esa rareza inherente al personaje de Hirsch lo lleva a cometer un robo, con la ayuda de sus empleados, simplemente porque su esposa –ahora siempre aburrida al no tener trabajo ni una buena televisión en casa– le dijo que su hermano de origen indio (interpretado por Sam Dissanayake) tenía más dinero que él.

Desde The Greasy Strangler se notaba que Hosking, más que en una trama con una base sólida, se interesa por personajes y situaciones peculiares, y al menos la primera parte de su segunda película se siente similar cuando, casi por azares del destino, Lulu conoce a Colin (Jemaine Clement) –quien ha sido contratado por su hermano para saldar cuentas con Shane– y decide huir con él, con todo y el dinero que había sido torpemente robado por su esposo. Lulu sabe exactamente a dónde ir con Colin tras dejar a su marido y es que un hombre (Craig Robinson) con quien tuvo una relación en el pasado dará un espectáculo mágico en un hotel del poblado.

En esta ocasión, y como ya apunté, Hosking apuesta por un poco de misterio dado que nadie sabe realmente qué hay detrás de la previa relación de Lulu y el personaje de Robinson, quien en su show se hace llamar Beverly Luff Linn; que este hombre parezca un zombie mudo controlado por su asistente y pretendiente Rodney (Matt Berry) ciertamente añade otra capa al desconcierto.

an evening with beverly luff linn 1 cinema inferno

Como una colección de personajes y momentos propios de esa comedia quirky que Hosking venía explorando desde The Greasy Strangler, algo así como Jared Hess o Wes Anderson mezclado con humor escatológico, An Evening with Beverly Luff Linn funciona ocasionalmente. Quien se roba fácilmente el espectáculo es Jemaine Clement –conocido principalmente por sus colaboraciones con Taika Waititi (i.e. Entrevista con unos vampiros)– como el ajustador de cuentas convertido en protector de Lulu; de sus historias absurdas sobre su pasado, su inhabilidad para detectar que está siendo seducido por una prostituta, a su genuina dedicación por ayudar a la mujer a la que ha acompañado inesperadamente, Colin es el gran y divertido personaje que sobresale en la excentricidad de Hosking.

Además de Clement, lo mejor de An Evening with Beverly Luff Linn no viene de los secretos que se revelan ni del enigmático y también flatulento personaje titular; tampoco de esa inevitable confrontación en el hotel entre todos los extraños personajes que están conectados gracias a Lulu, la cual evoca a El gran Hotel Budapest (The Grand Budapest Hotel, 2014) con un intercambio de golpes filmado con peculiar timing; pero sí del lado más humano de Hosking.

Si en The Greasy Strangler el personaje femenino principal (la novia del hijo del estrangulador) era bastante volátil en cuestión de sus decisiones y al final terminaba siendo “víctima” del intento mayoritariamente fallido de hacer un filme totalmente absurdo, en An Evening with Beverly Luff Linn Hosking, de la mano de la relación entre Lulu y Colin, apuesta por un desenlace más dulce y hasta maduro; “todas las mujeres necesitan a un Colin” dice Lulu en referencia al cuidado que le ha demostrado el personaje de Clement, quien en la siguiente escena hace una pequeña pero noble acción acorde a esto. En general, y aunque sin ser una comedia con toques estrafalarios y románticos redonda, se trata de un paso hacia adelante para su director.